El eslabón más débil de la cadena seguimos siendo nosotros, los usuarios.

El eslabón más débil de la cadena seguimos siendo nosotros, los usuarios.

Las acciones que tomamos en materia de ciberdelincuencia no deben orientarse únicamente a proteger la tecnología, ya que el problema muchas veces se encuentra en el comportamiento no adecuado de los empleados de forma involuntaria o muchas otras de forma voluntaria, por lo que es fundamental preparar a las personas y capacitarlas. A pesar de que el empleado esté sensibilizado con el problema, puede tener actos no deliberados que generen brechas de seguridad.

En la actualidad la ciberdelincuencia es un grave problema de seguridad a nivel internacional y el reciente año 2018 supero con creces el porcentaje de delitos registrado en el 2017, dejándolo como el año con mayores brechas y ataques en la historia. La falta de información, la baja percepción de riesgo por parte de algunas empresas, organizaciones y usuarios, unidas al hecho de que las técnicas utilizadas por los cibercriminales, en muchas ocasiones, van un paso por delante de los avances realizados en materia de prevención, convierten los ciberataques en una amenaza constante dentro de un entorno cada vez más tecnológico.

 

Es por esto que el eslabón más débil de la cadena de seguridad son los usuarios, según indican hackers reconocidos a nivel mundial, ya que por la falta de entrenamiento y desinformación abren lo que no debían abrir o descargan lo que no corresponde, ante este panorama los ciberdelincuentes se aprovechan de esta vulnerabilidad en los usuarios y la explotan mediante técnicas de Phishing, enviando correos para que caigan en la trampa, los más reconocidos son los correos bancarios indicando problemas con tu cuenta, entidades de gobierno solicitando información y concursos en los cuales nunca participaste pero eres el flamante ganador.

 

Según estudios realizados se ha podido confirmar que el grupo de usuarios entre los 18 y 25 años es el que abre con más frecuencia estas brechas, ya que es el grupo que más consulta las redes sociales, difunde habitualmente información sobre la compañía, consulta contenidos de carácter personal y comparte claves de sus dispositivos de la empresa con los dispositivos personales. Hay que resaltar que a medida que avanza la edad disminuyen las brechas de seguridad.

 

Como consecuencia de los resultados, y pese a la preocupación que existe con respecto al ciberdelito, todavía son muchos los trabajadores que de forma inconsciente tiene comportamientos que ponen en riesgo la seguridad de su empresa.  Por todo esto, adquiere relevancia la necesidad de formar a los trabajadores, para que sean conscientes de las amenazas que se derivan de determinadas conductas y el peligro que supone para las organizaciones.

No se han encontrado resultados.

Menú