Una mirada al primer sitio web de la historia, 30 años después

Comparte en redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Una mirada al primer sitio web de la historia, 30 años después

El día 6 de agosto de 1991 se estrenó el primer website del mundo.

Lanzado por la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN), El primer sitio web contenía información acerca del proyecto World Wide Web, creado por el científico informático Tim Berners-Lee. En el sitio, la gente podía leer cómo crear páginas web y aprender acerca de hipertexto, las palabras o frases codificadas que contienen vínculos a contenido.

Berners-Lee creó la web por la misma razón por la que hoy visitamos sitios: para hacer la vida un poco más simple y entretenida. Para él, el problema a resolver era que no había formas de compartir información entre distintos dispositivos.

Así, en 1989, el investigador propuso la idea de un sistema de administración de información a sus jefes del CERN. El sistema utilizaría hipertexto para compartir documentos entre computadoras conectadas a internet.

Y en 1991 estuvo listo para su estreno: había creado el sistema HTML, HTTP y URL, los ladrillos fundamentales que construyen un sitio web, todo desde su computadora NeXT diseñada por Steve Jobs.

Con la creación de un solo sitio web nació el World Wide Web, y ha crecido bastante desde entonces. En 1992 ya habían 10 websites, para 1994 con la implementación de dominio público del W3 hubo 3.000 nuevos sitios, y para cuando Google estrenó su motor de búsqueda en 1996 el conteo iba en 2 millones de sitios.

Estimulados por el progreso, los científicos informáticos en su momento no consideraron el valor del archivado de sitios web históricos. En el 2013, el CERN lanzó un Proyecto para restaurar el primer sitio web, y hoy, aunque su URL original está disponible para quienes quieran hacer el ejercicio melancólico de navegar en él, no cuenta con SSL necesario para proteger a los usuarios mientras navegan.

El Protocolo de Transferencia de HiperTexto (HTTP por sus siglas en inglés) es el protocolo de comunicación que permite las transferencias de información en Internet. Cuando entras a una página, este es el protocolo que utiliza tu navegador para acceder a su servidor y visualizar la web, y también el que utiliza la web para recibir la información que le envías.

Por otro lado, el Protocolo seguro de transferencia de hipertexto (HTTPS) es una versión mejorada del HTTP convencional a la que se le han añadido los protocolos de seguridad SSL/TLS (Secure Sockets Layer/Transmission Layer Security), que sirven para cifrar los paquetes que se envían a través de la World Wide Web.

Cuando accedes a una web y antes de la dirección aparece http://, el navegador lo identifica como “No Seguro” porque estás utilizando el protocolo HTTP, y cualquier dato que envíes a la web se transmite en texto plano, sin cifrar. Esto quiere decir que cualquiera que se conecte a tu red WiFi, o que tenga acceso a la comunicación entre tu ordenador y el servidor (tu ISP, por ejemplo) puede ver todos los datos que recibes y envías, incluidas tus contraseñas.

En nuestro caso, contamos con la credibilidad que nos otorgan los SSL especializados de GlobalSign, Autoridad Certificadora mundial.

Proteja la navegación de clientes, usuarios y empleados implementando un SSL a la medida de su organización con GlobalSign.

Póngase en contacto con nosotros para obtener una asesoría gratuita por uno de nuestros expertos en ciberseguridad.